23 septiembre 2014

Plato Alpujarreño

Plato Alpujarreño

Plato Alpujarreño

Plato Alpujarreño

¡¡¡Buenos días a tod@s!!! Ya va siendo tiempo de rebequita mañanera y colchita por la noche. Hoy ha comenzado el Otoño, una estación que me encanta desde siempre, ya que viviendo en Sevilla, como comprendereís, el Verano dura mucho más de tres meses y la llegada del fresquito la recibo con palmas y a lo loco. Para darle la bienvenida a la nueva estación, he pensado en preparar una receta algo más contundente y que nos aportará toda la energía necesaria para encarar con optimismo la semana que comenzamos: el plato alpujarreño es uno de los iconos gastronómicos de la comarca de La Alpujarraa caballo entre Almería y Granada, entre Sierra Nevada y el Mediterráneo, un enclave caracterizado por la belleza de sus paisajes, sus pueblos blancos arracimados trepando por las montañas, la sencillez de su gente, su artesanía y sus costumbres, y que en Otoño, resplandece en toda su grandiosidad.
Plato sencillo y barato, que podeís elaborar con otras variantes de ingredientes como jamón serrano, longaniza o lomo de cerdo y que acompañado de un vino local y pan rústico, es ideal para recibir a la nueva estación entrante.


1/2 kgr de patatas
4 cebollas pequeñas
2 pimientos verdes
1/2 pimiento rojo
Morcilla al gusto
Chorizo al gusto
2 dientes de ajo
4 huevos
Tomillo molido
Jengibre molido
Sal 
Aceite de oliva virgen extra



Se pelan y lavan las patatas, se cortan en rodajas de medio centímetro de grosor. Lavar los pimientos, quitar todas las pepitas del interior y partirlos en juliana fina.

En una sartén añadir aceite de oliva y a fuego medio, agregar los ajos. Cuando 
empiecen a estar dorados, agregar las patatas con un poco de sal. Dejar pochando a fuego medio hasta que se reblandezcan.

Aparte en otra sartén con un pelín de aceite de oliva y a fuego bajo, ponemos las cebollas peladas y enteras, sazonamos con la sal y el jengibre molido hasta que se caramelicen. Retiramos y reservamos.

En ésta misma sartén, poner los pimientos a freír a fuego medio también, cuando casi estén en su punto, echar la sal y subir el fuego antes de retirarlos para que se frían bien. Retirar y reservar.

Ahora a fuego bajo para que queden bien crujientes, doramos en una mitad de la sartén el chorizo y en la otra mitad, la morcilla. Reservar.

Cuando veas que las patatas estén tiernas, subir el fuego para que se doren un poco y disponerlas en los platos a servir.

Poner la sartén de los huevos fritos a calentar, y freirlos, sazonándolos y espolvoreando con el tomillo molido.

Ya solo nos queda servir en los platos el resto de ingredientes antes reservados y disfrutar de este plato tan serrano con un buen trozo de pan y un vino mosto de la tierra.


Plato Alpujarreño



Blogging tips